QUERETARO

El territorio del estado tuvo un papel muy importante en toda la historia mesoamericana. Desde épocas tempranas, alrededor de 500 a.C., hay asentamientos de grupos agrícolas en la región de San Juan del Río y Huimilpan. Al hacer productiva esta zona y explotar recursos como los minerales, los pueblos locales vuelven atractivo el territorio para sus vecinos más poderosos. Esta zona formaba parte de la gran red de intercambio que sustentaba al poder teotihuacano. Cuando se rompe esta estructura, los numerosos pueblos de la región se fortalecen y definen sus elementos principales. En esta etapa de madurez -de 600 a 900 d.C.- hay un aumento de población, una optimización de los recursos, una sobre explotación agrícola y una complejidad social.